Cómo poner al Advaita en un aprieto por razón teórica y por razón práctica con dos sencillas preguntas

Así, sí.

Pneumatickà

Por razón teórica:

Si hemos de dar por válida la conclusión del Vendanta no dual acerca de la naturaleza última de lo real, a saber, que todo cuanto hay es no dual, no tiene en realidad “dos partes”, entonces, ¿cómo someter a probación esta conclusión bajo la inmediata vivencia de que cuando, por ejemplo, veo un jarrón, veo una silla, veo una mesa, al margen de qué sean en realidad la silla, el jarrón, la mesa, ese mismo acto de ver, desde donde surge el jarrón, la silla, la mesa, no se ve y por lo tanto es distinto del mismo ver? Difícil poner este punto de arranque “entre paréntesis”, pues puedo dudar de la silla, de la mesa, del jarrón, pero no puedo dudar del acto de dudar. De ser así, ¿cómo deconsturir la alteridad radical entre ver y visto, entre dudar y dudado? Es decir:…

Ver la entrada original 122 palabras más

2 comentarios en “Cómo poner al Advaita en un aprieto por razón teórica y por razón práctica con dos sencillas preguntas

  1. Quizás el Advaita lo que quiere expresar es que las letras solo tienen consistencia sobre el papel y que nuestra verdadera naturaleza es ese soporte.
    De igual modo que el agua se adapta a su recipiente y toma las características del mismo la Consciencia siendo Una se manifiesta en la pluralidad.
    De ahí que los muchos sean las máscaras del Uno.
    Y para que esa pluralidad sea realmente valiosa ha de haber dia y noche, arriba y abajo, bien y mal, todo en nombre y propósito último del Amor que todo lo abarca y transforma.

    Pero lo que a mi me inquieta es el hecho de que para la mayoría de la población del planeta las cosas tengan un significado distinto del que para mi tienen ahora.
    Que los atentados terroristas pasen por atentados terroristas y los aviones estrellados por aviones estrellados y los niños asesinados por niños asesinados siendo para mi las intervenciones del “otro lado” me hacen pensar en porque algunas almas debemos llevar el peso de la intervención exógena en cuerpo y alma.
    Ver sentir y callar.

    Ahora entiendo bien el drama de los refugiados, de los niños de Dios aquí en la Tierra resultado de las guerras estelares.
    Del enemigo del hombre y mujer verdadero.
    La humanidad perfecta.

    De como usan la energía de las almas conectadas a matrix y de que las decisiones ciegas en conocimiento en el mundo no hacen sino repetir el ciclo de sufrimiento.
    Del Sindrome de Estocolmo planetario y de la ignorancia de rezar a nuestros propios carceleros e incluso servir como tales para mantener a otros en los límites mentales de una carcel a cielo abierto.

    Y con todo sigo en pie gracias a que algo me sostiene.

    ¿Quién nos sostiene?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s