15 comentarios en “Colin Stachowski, [Crack, Puto].

  1. Transcurría la mañana del 7 de Julio de 2008 (¡¡¡Viva San Fermín!!!).

    Por circunstancias familiares, en esas fechas me encontraba desplazado en un hermoso pueblo del noreste de Andalucía donde el Viento de Levante regala los frescos aromas de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas y el de Poniente llega caliente tras peinar un océano de olivos.

    Había pasado a recoger mi mono-volumen a un taller de la zona, que me recomendaron, tras una revisión de los air-bags(puñetero pilotito) y unos ajustes en la dirección asistida. De regreso a casa paré a tomar un café con leche en lo que parecía un cortijo reconvertido en bar-restaurante y tras comentar las previsiones meteorológicas con la amable camarera y pagar mi consumición observé, al fondo de la barra, un terminal de loterías. Me dije:”Y si hoy fuese mi día de suerte…”. Le pedí a la señora que me expidiera un boleto para el sorteo más inmediato que hubiese programado -no soy aficionado a las apuestas, desconozco sus modalidades-. Tras abonarle el importe de ese pedacito de papel con números impresos, lo guardé en mi cartera, salí del local esbozando una sonrisa y saludando con la mano presto a continuar mi trayecto.

    Tras unos minutos conduciendo por una carretera secundaria, pero bien asfaltada, me encontraba en el lugar donde, según algunos historiadores, en el 208 A.C. se había librado la histórica Batalla de Baécula entre Cartagineses y Romanos en la Segunda Guerra Púnica. Iba escuchando en el equipo de música, a bastante volumen, la canción Hotel California de los Eagles…

    Tito si me dejas continúo 🙂

    Le gusta a 1 persona

  2. Con tu permiso.

    …cuando al tomar una curva sin aparente peligro, de repente, mi coche empezó a girar sobre sí mismo como una peonza, volcando sobre su lado derecho y sobre el techo seguidamente.

    Con la música se mezcló un sonido, como de miles de huevos rompiéndose a la vez, que procedía de la estructura metálica retorciéndose y los cristales fracturándose y estallando por el impacto contra el suelo mientras Don Henley cantaba la estrofa “Mirrors on the ceiling,The pink champagne on ice. And she said,’we are all just prisoners here, of our own device'”.

    Mi mente procesaba todo lo que estaba ocurriendo y en lo más profundo de mi pensamiento -como si estuviese en un lugar donde las dimensiones y, sobre todo, el tiempo, transcurriesen de una forma hasta entonces desconocida para mí- aparecieron mis hijos y su madre. Yo sentí una profunda desesperación, pero no por lo que me estaba pasando a mí, ¿Que va a ser de ellos?, se repetía en mi consciencia con la reverberación de un viejo y oscuro túnel; su futuro truncado por una fatalidad sobrevenida y sin ninguna razón aparente.

    Le gusta a 1 persona

  3. Tras surfear panza arriba por el asfalto a causa de la inercia, el coche salió de la calzada y se encajó en un canal de riego que transcurría paralelo, a escasos dos metros de la carretera, entre ésta y uno de los innumerables bancales de olivos que con tanto mimo tratan los lugareños. No sé si por el cambio climático, la sequía o por que, a esa hora, no correspondía el agua a esos terrenos, el canal estaba prácticamente seco.

    El motor se paró, pero los Eagles seguían sonando. Mi sentido de la propriacepción comenzó a chequear mi cuerpo en busca de “averías fatales” o “flujos cálidos carmesí”; de momento no sentía ningún tipo de dolor. Será el megachute de adrenalina, pensé. Sólo la sensación de relativo alivio de no tener un coche americano que, gracias a Hollywood, ya sabemos como se las gastan al mínimo percance.

    Era consciente de que estaba cabeza abajo, sujetado por el cinturón de seguridad. Como un astronauta en la cápsula tras el amerizaje, me desaté y busqué con la vista la “escotilla” por donde salir del vehículo escuchando a Don recitar: “Last thing I remember, I was running for the door I had to find the passage back to the place I was before.’Relax’ said the night man,’We are programmed to receive. You can check out any time you like, but you can never leave!'”.

    Le gusta a 1 persona

    1. Jo. der. John. Me has dejado los pelos de picos pardos…

      Vaya, vaya con las sincros… eso tuyo de sincronizarse la “Realidad” a mí sólo me ha pasado una vez, en un Estado Alterado de Con[s]ciencia.

      En concreto, con una canción de Dinah Washington que iba escuchando y cuyo título ahora no recuerdo.

      En un momento dado Dinah Washington habla de un avión surcando el cielo. Justo en ese momento, levanto la vista al cielo y sobre mi cabeza, un avión volando…

      Pero lo tuyo lo sobrepasa con mucho…

      :-O

      Le gusta a 2 personas

    2. Ya iniciado el sólo de guitarra del otro Don, Don Felder, comencé a mover las piernas y pude comprobar que no estaban atrapadas. Las manos junto a mi cabeza, empujando lo que hasta hace un momento era el techo del auto para aliviar las cervicales del peso de mi tronco. Liberé una de las manos para accionar el rodillo que permitía abatir el respaldo de mi asiento e imitando a las pequeñas gimnastas rumanas me contorsioné para reptar hasta el punto que localicé para intentar salir: la ventanilla izquierda trasera.

      Joe Walsh relevó a Don en el sólo “a la limón” que ejecutaban mientras yo sacaba los brazos y la cabeza por la ventanilla imitando el parto de un ternero. Continúe reptando hasta que todo mi cuerpo salió de ese útero metálico deforme en el que se convirtió mi automóvil. Me puse en pie, la respiración acelerada, el corazón al paso de la cabra de la Legión, los brazos en jarra y mis ojos clavados en la cucaracha gigante con ruedas que yacía sin vida delante mío.

      Volví mi mirada hacia la carretera al oir un frenazo. Del interior de un todo-terreno se apearon de forma brusca cuatro hombres que a paso acelerado se acercaron al vehículo accidentado e intentaban voltearlo a fin de socorrer a quien hubiese dentro. “No hay nadie” les grité, pero persistían en su intento de rescate. “No hay nadie, iba yo sólo” les volví a gritar. Fusilado por sus miradas uno de ellos me preguntó con el rostro rebosante de incredulidad “¿Tú ibas ahí dentro?” señalando con su índice mi coche destrozado. “Sí” le respondí. “Joooer macho, ya puedes cambiar la fecha de tu cumpleaños” me espetó con alivio condescendiente. Su asombro aumentó cuando interesados por mi estado les respondí que estaba bien, que sólo tenía un arañazo en el antebrazo izquierdo por donde brotaba una pequeña gota de sangre. “Madre mía, de la que s’ha librao…” farfullaban entre ellos.

      Me gusta

        1. El Ángel no me protegía a mí, lo hacía a la esencia de mi vida y mi existencia:

          “https://i.ibb.co/3mszTMK/olives.png”

          Para ti, por tu “Santa” paciencia. (Phijate) 🙂

          Me gusta

  4. Hola Tito,

    No soporto la idea de que acabe la primavera sin yo, otro año más, desde que formé un tallo y arraigué en este planeta veinte años atrás, florecer. Aquí lo hago: vista atrás, exordiar e indizar el trabajo de los últimos tiempos.

    https://escrivivir.wordpress.com/

    Abajo de todo, las dos últimas posdatas no las hubiera añadido jamás si no porque tú, de vez en cuando, te descuelgas con un fotograma del cuerpo que acompaña a tu persona en esta sociedad.

    Lo dicho: en el norte hacemos lo de florecer, en el sur se preparan para secarse y rezar a quien se pueda para que el frío del invierno pase de largo y regrese una nueva primavera.

    Verdad primera, primavera, para florecer. Etcétera.

    Resumiendo, abrí una pestaña del navegador con esta entrada, pulsé play al primer video. Mientras, compuse la glosa que te enlazo. Cuando acabó el primer video tenía compuesta la mitad y cuando acabó el segundo el resto. Repasando y refactorizando acudí al canal, escuché Slunky y Hotel California. Y, con su última nota, pulsé a “Publicar” en la entrada.

    ¡Buena música! ¡Estro humanista por excelencia, un viento que entra por los oídos y que transforma el alma!

    ¡¡Y que no pare!! Keep rocking in the free!!!

    Gallardo negro.

    P.D.. Cada domingo, sobre las 19:00 horas, desde hace unos meses, me paso por este canal y me pincho el último tema subido. Si alguien quiere chat al respecto, ¡¡que lo diga, IRC o Jabber!! Sundays, 19:00 +UTC1… please, ping me!!!!!

    Tres semanas y las hogueras de Sant Joan.

    https://www.youtube.com/user/bongo128/videos

    Me gusta

      1. A currar, a currar!
        Gallardo
        P.D.: Esta mañana; mi maestro de backend hablaba en el ‘sync-minutes’ en la aplicación de meetings en línea: “¿Alguna pregunta  más? ¿Alguien tiene algo más que contar?” No nos vemos las caras, pero nos oímos la respiración. Alguien hace un “…ah..ah…” Segundos en silencio. El maestro: “Who is this ah?”. Alguien: “None”. Silencio. Segundos después… El maestro de backend: “None?” Alguien: “Nobody”. Yo: “Null”, alguien: “Empty”. El maestro: “False”. Alguien: “undefined”. Yo: “double comas”. El primero, el del ‘ah… ah’: “not set”. El que dijo empty: “-1”. El maestro: “Ok, may be we could cut here! See you next meeting! Have a good day!” Todos: “Bye”.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s