“Mi primera meta fue conocerme a mí mismo, la segunda fue desprenderme de todo lo innecesario, la tercera fue comprender que absolutamente todo lo existente es una unidad.”

[ RoVado —para sanar— del muro de Jesús Manuel. Gracias. ]
.
.

Querido seguidor, te voy hablar de alma a alma: todos mis mensajes en este sitio son profundamente optimistas, no porque yo siga la moda de los comerciales libros de auto-terapia, ni siga los preceotos religiosos de alguna secta, ni me crea un Maestro iluminado, ni sea una especie de tonto romántico que no se da cuenta del atroz mundoen en que estamos viviendo. Tengo un alma positiva que ha nacido de mis esfuerzos por llegar a esa realización que es morir feliz.
Nací en un hogar tóxico, producto de dos familias que se odiaban a muerte. Por problemas raciales, no tuve amiguitos, no tuve ninguna relación tierna con mi padre, ni con mi madre, ni con mi hermana. Facilmente el infierno que fue mi infancia hubiera podido convertirme en un loco o un asesino. Por algo que solo puedo calificar como milagroso, aprendí a leer de corrido a los cinco años.. Y el hecho de estar sumido en la soledad emocional me hizo devorar csi todos lo libros que contenía la pequeña y unica biblioteca de Tocopilla. Esta capacidad de lectura me volvió diferente, un inadaptado, un artista-poeta. Me hundí en la vida como quien se lanza a un abismo ciego… Tuve que aprebder a luchar, a amar. a tomarle gusto a la vida, a desarrollar mi conciencia. Una lucha contra las circunstancias exteriores tanto como una lucha contra mi pesimismo. Con sufrimiento, angustia, y toda clase de hridas emocionales, fuiavanzando por esa vida plena de obstáculos. Busqué en multitud de religiones, filosofías, enseñanzas espirituales, Maestros y Gurús. Aprendí a respetarme a mí mismo y luego a respetar a la humanidad entera. Nacido en una zona desértica del norte de Chile, naturaleza reseca, tuve que aprender a amar al mundo vegetal y animal… Mi primera meta fue conocerme a mí mismo, la segunda fue desprenderme de todo lo innecesario, la tercera fue comprender que absolutamente todo lo existente es una unidad, que todas las vidas son parte de una sola , infinita y eterna vida. Comprebdí que los seres humanos no somos soldados de un país, sino que somos ciudadanos de la Tierra entera y, más aún, ciudadanos de todos los universos. Si el Todo es uno, yo, tú, todos los seres vivientes somos la esperanza del cosmos, un cosmos que está desarrollámdose para llegar a la espiritualidad absoluta, inmaterial. Esas ideas me hacen escribir aquí todos los días, con optimismo absoluto, (optimismo logrado después que acepté ser un organismo mortal). Gracias a enfrontar voluntariamente mis sufrimientos y superarlos, he llegado a conocer la paz interior. Por la necedad del mundo comercial e industrual, cuya unica finalidad es acumular dinero, se está olvidando cultivar la verdad, la belleza y la bondad. Se vive sumido en el tener, olvidando el ser. Sobre todo , por desconocimiento interior, pocos se dan cuenta que su cuerpo es un organismo maravilloso, pleno de mágicas capacidades…. He escrito esto, dejándome llevar sin cálculos, al placer de estarte contando la aventura que me llevó de la infancia triste a una vejez plena de amor.

Aqui tienes dos poemas que relatan la intensidad de mis sufrimientos infantiles.

PERDEDOR

Con sus dos años de ventaja
Raquel me aplasta
Cada sábado
por esa calle gris infinita
nuestro padre vuelve del banco
Ella y yo lo acechamos
como caballos esperando el campanazo
para lanzarnos a galopar
Asoma en la lejanía
el creador del mundo
el campeón milagroso
el caimán terrible
el domador de lunas
Comienza entonces la carrera
Raquel dando zancadas
yo cabeza adelante y piés detrás
tropezando
cayendo de rodillas
Triunfal ella estira sus brazos hacia Jaime
Él la sienta en su nuca
con la mirada clavada en el cielo sin nubes
Yo
con las rodillas sangrando
los veo pasar

PEPE

Niño gris cubierto de pelos,
juguete vivo, corazón igual al mío,
bello, dulce, tan amigo,
dando un salto
con la cabeza destrozada.
Balazo salido como diablo
de la pistola de mi padre.
Yo, hecho un ovillo, llorando a gritos
junto al cadáver que enrojece.
-¿Por qué me lo mataste?
-Ese gato tan cerca de tu boca
te hubiera dado la tuberculosis.
Con los ojos clavados en el suelo
y la mente hecha andrajos
se desliza el mundo por mis manos vacías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s