Z. y Hilel el Sabio.

Z. un día cualquiera.

.

Hilel el Sabio. https://es.wikipedia.org/wiki/Hilel

.

Z., al igual que yo padece una grave enfermedad mental.

Z., al igual que yo parece llevar muy estabilizada y equilibrada su grave enfermedad mental.

Z., a diferencia de mí, no quiere medicarse.

Z., a diferencia de mí, hoy también dormirá en un cajero. Alternativamente, puede escoger entre un cajero o tumbado sobre unos cartones junto al escaparate de una tienda de ropa.

Si Z. tiene suerte, lo hará solo.

Si Z. no la tiene, se meterá en el cajero con él algún alcohólico/drogadicto/camorrista.

¿Siente Z. prejuicios contra los alcohólicos o drogadictos? No. Pero, me cuenta Z., suelen tener el pequeño inconveniente de que no te dejan dormir y te vomitan al lado. Y claro, quieras que no, es un poco putada despertarte con el olor de un vómito al lado.

W., X. e Y., también indigentes (alguna o varias de esas siglas pertenecen a una mujer/es), están de acuerdo en que lo peor de dormir en la calle la primera noche es esa terrible sensación de que nadie se acuerda de ti.

Z. el otro día le pidió un cigarro a un caballero. El caballero le dio un cigarro y le extendió la mano para darle 1 euro.

Z. se lo agradeció pero lo rechazó porque Z. dice que él no mendiga. Y no lo hace.

Z. necesita gafas para poder ver de lejos y de cerca.

A Z. se le han partido las gafas en 4 trozos.

Z. ha ido a pedir presupuesto para las gafas más baratas que existan con cristales bifocales de los más gordos que hay y montura de metacrilato.

Z. ha ido a varias ópticas a pedir presupuesto.

Z. ya tiene el presupuesto más barato para sus gafas bifocales de cristal gordo y montura de metacrilato:

227 euros.

Z. —sin sus gafas bifocales de cristal gordo y montura de metacrilato— no ha dejado de hacer bromas y de echarse risas con los compañeros durante las 2 horas del grupo de teatro que hemos tenido hoy.

Z. no ha dejado de hacer bromas y de echarse risas conmigo durante los 45 minutos que hemos estado charlando juntos después del grupo de teatro, haciendo tiempo para que le dieran de cenar al módico precio de 30 euros al mes. No, no es gratis.

Z., hasta lo poco que yo he podido observar, es una de las personas con mayor dignidad que quien suscribe estas líneas ha conocido.

Z. tiene una sentencia que resume su actitud vital:

“Vive como Jesucristo, piensa como el Diablo.”

—”Z., ¿y qué es para ti vivir como Jesucristo?”

Le he preguntado yo.

Para Z., vivir como Jesucristo significa:

“Lo que no quieras para ti, no se lo hagas a los otros.”

El rabino Hilel el Sabio vivió en tiempos de Jesús de Nazaret y algún docto estudioso incluso asevera que pudo haber sido Maestro de Jesús.

Hilel el Sabio dijo:

Lo que es odioso para ti no lo practiques con tu prójimo. Esto es toda la ley; lo demás es mero comentario.

Un tal Ojo d’Oro dice, citando a Hilel pero sin nombrarlo:

Un tal Ojo d’Oro dice:

Z. me repite una y otra vez:

José, tienes que ser como tú eres y no el reflejo de como los demás te ven.

Z. no sabe quién es Ojo d’Oro.

Z. no sabe quién es Hilel el Sabio.

Me he despedido de Z. dándole un fuerte abrazo y deseándole que pase feliz año: no he tenido los suficientes cojones como para desearle que pase unas felices fiestas.

.

Al resto de vosotr@s:

¡¡¡¡¡FELICES FIESTAS!!!!!

.

ar5

A homeless man dressed as Santa Claus with his dog outside Primark on Christmas Eve in Liverpool.

HO-HO-HO-HOUUUU!!!

Homeless-pic[1]

.

. .

. .

8 comentarios en “Z. y Hilel el Sabio.

    1. Acabo de volver a casa después de quedar con un amigo para charlar.

      A la vuelta, me he encontrado a Z. en el cajero. Estaba dormido. Sin embargo, en ese momento, se ha despertado y entonces he aprovechado para saludarle. Se ha puesto muy contento, igual que yo.

      Estaba con otro compañero y me ha contado que una señora se ha acercado a los dos y les ha dado 10 euros a cada uno, porque al parecer era el cumpleaños de la señora.

      Z. se lo ha agradecido pero ha rechazado los 10 euros. Sin embargo, el compañero le ha insistido para que no le hiciera el desprecio a la señora y se los ha aceptado.

      Lo primero que ha hecho Z. cuando me ha visto ha sido enseñarme el billete de 10 euros y decirme: ¡José, te invitó a un café, que pago yo!

      Hemos ido a la vuelta de la esquina, a una cafetería muy “chic”. A la dueña me ha dado la ligera sensación de que no le ha hecho mucha gracia ver a Z.

      Hemos pedido dos cafés con leche descafeinados y allí hemos estado charlando como Dios, para miradas raras de unos y de otros que pasaban. Que les jodan.

      Me he vuelto a despedir de Z. con un fuerte abrazo y esta vez sí he tenido cojones para felicitarle las “””fiestas”””.

      Le gusta a 1 persona

  1. Gracias Jose Antonio. Ya sabía yo que eso del teatro social iba a ser bueno para tí…. y para nosotros, que luego lo leemos y nos devuelve, aunque sea solo un rato, a la “realidad” y al “amor”. (El entrecomillado es una manera de decir que no uso esas palabras en el sentido habitual que se les dan).

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s