¿Nos ofrecen los enteógenos un pasaporte a otros Mundos que también están en Este?

.

Creo recordar que fue en la mítica ya entrada sobre Matrix donde saqué de paseo esta simpatiquísima figura —y si no, en otra entrada similar, la de los fractales, creo—.

Pues bien, desde entonces (muchos años ha), ya no me acordaba de su existencia, hasta que he dado con estas Variedades de Calabi-Yau:

La whiskypedia dice así:

“Las variedades de Calabi-Yau son importantes en la teoría de supercuerdas. En los modelos de supercuerdas más convencionales, diez dimensiones conjeturales en la teoría de cuerdas se suponen devenir las cuatro de las cuales estamos enterados, y llevan una cierta clase de fibrado con dimensión seis de la fibra. La compactificación en variedades de Calabi-Yau es importante porque deja algo de la supersimetría original intacta. Más exactamente, la compactificación en un Calabi-Yau de tres dimensiones (la dimensión real es 6) deja un cuarto de la supersimetría original intacta.

Las variedades de Calabi-Yau (en honor a Eugenio Calabi, de la Universidad de Pensilvania y Shing-Tung Yau, de Harvard, ambos matemáticos) se presentan de miles de formas diferentes. Están relacionadas con la teoría de supercuerdas y ofrecen las representaciones matemáticas de las posibles dimensiones “espaciales” adicionales a las tres macroscópicas que percibimos y que se encuentran arrolladas en distancias semejantes a la de Planck (distancias inimaginables con la tecnología actual y posiblemente para siempre). Las formas típicas de las variedades Calabi-Yau contienen unos agujeros en forma de rosquilla, los cuales pueden contener en sí mismos varias dimensiones adicionales (agujeros multidimensionales). Estos agujeros desempeñan un papel importantísimo en el estado oscilatorio de energía mínima de las partículas elementales (teóricamente cuerdas).

Actualmente, los físicos teóricos que defienden la teoría de cuerdas dedican todos sus esfuerzos a comprender la variedad de Calabi-Yau que se desprende de las complicadísimas matemáticas a las que conduce la teoría. Se cree que, una vez conocida la variedad de Calabi-Yau, se comprenderán los estados de vibración de esos estados de energía llamadas cuerdas y con ello resolver preguntas como: ¿Por qué existen en la naturaleza tres familias distintas de partículas elementales y por qué éstas presentan las características que muestran los experimentos (masa, espín, carga eléctrica)?”

https://es.wikipedia.org/wiki/Variedad_de_Calabi-Yau

Acojonante sí o sí, ¿verdad?

Pues bien, resulta que por lo que me han llamado la atención poderosísimamente es porque son absolutamente similares a la inextricable danza de patrones fractales que yo vi durante mi experiencia con hongos.

A saber:

 

Al margen de muchísimas otras cosas que experimenté durante la experiencia, lo que me dejó completamente knockeado fue el hecho de que aquellas Variedades de Calabi-Yau danzantes, que emanaban de la punta de mis dedos, como si fuese yo quien estuviese confeccionando el infinitamente complejo tejido del Multiverso se sentían TAN REALES que yo mismo, pasada la experiencia, me repetía una y otra vez que NO era posible que mi “mente”, mi “cerebro”, mi “imaginación” hubiese sido capaz de crear esas formas geométricas TAN perfectas. Lo cual, COMO ES LÓGICO, me hizo sospechar que aquí pasaba algo. Es decir, la experiencia fue un desbordamiento de

SENTIDO.

Todo era demasiado Real. Más Real que la propia “realidad” del día a día.

Y ese algo a lo mejor y sólo a lo mejor signifique que los enteógenos, en su grandiosidad, nos permitan acceder a esos otros Mundos que también están en Este.

Por cierto, uno de vosotros me ha compartido que el Imperial College of London acaba de inaugurar el Primer Centro para la exploración con Psicodélicos del mundo.

Y, parece ser, que van a utilizar la ayahuasca para explorar la naturaleza última de la “Realidad S.A.”. Con. dos. cojones.

https://www.imperial.ac.uk/news/190994/imperial-launches-worlds-first-centre-psychedelics/

 

 

Tridimensional representation of a quadridimensional Calabi-Yau manifold (Représentation tridimensionnelle d’une variété quadridimensionnelle de Calabi-Yau)

. .

Recibe un correo cada vez que publique algo nuevo.

Únete a otros 579 seguidores

. .

Lo que un chamán ve en un hospital psiquiátrico: para los Dagara, las enfermedades mentales pueden señalar una transformación de la Con[s]ciencia y un paso inevitable hacia el desarrollo humano.

.

El citado chamán Malidoma Patrice Somé tiene 3 Másters y 2 doctorados por la Sorbona. Lo menciono por si acaso lo de darle al coco sirva para algo en asuntos de credibilidad, que yo no estoy muy seguro… 🙄

.

.

https://en.wikipedia.org/wiki/Malidoma_Patrice_Somé

Malidoma Patrice Somé en Google Scholar.

En este canal de YouTube hay unos cuantos vídeos suyos.

Bibliografía:

  • Ritual: Power, Healing and Community, Swan and Raven (1993). ISBN 0-14-01-9558-0
  • Of Water and the Spirit: Ritual, Magic and Initiation in the Life of an African Shaman, Tarcher/Putnam (1994). ISBN 978-0-87477-762-8
  • The Healing Wisdom of Africa, Tarcher/Putman (1999). ISBN 0-87477-991-X

 

Para el Dr. Somé y el pueblo de los Dagara, la presencia de una enfermedad mental como el trastorno bipolar puede indicar el “nacimiento de un sanador.”

No entro a valorar tales técnicas, que escandalizarían a más de un CIENZUFO. Sin embargo, en mi opinión de lego en la materia, la sanación tendría que ver con darle al síntoma una función. Así, cuando Claudio Naranjo me orienta a enfocar los síntomas al Arte me está dando permiso para ser un Artista. El síntoma adquiere una función: y sin función, el síntoma PUDRIRÍA al individuo.

Ergo, para el individuo, su comportamiento DEJARÍA DE SER PATOLÓGICO, pues ya adquiere un

SENTIDO.

.

tachánnnnnnnnnnnnnnnnnnn!

.

.

Y que tengan que venir chamanes africanos a ejjjplicarle esto a pisssquiatras de todo el orbe… 🙄

.

Cita en concreto el caso de un chico norteamericano de 18 años, con debut de psicosis a los 14 y severas depresiones así como tendencias suicidas. No lo dice pero todo apunta a una bipolaridad. Tras estar desesperados los padres, se les propone llevar al hijo con los Dagara, para participar en sus rituales de iniciación y de sanación. Tras unos meses allí, recobra la “normalidad”. Pasa 4 años más con los Dagara convertido en “sanador”, hasta que decide volver a los USA. Perfectamente recuperado, se saca el grado de Psicología en la Universidad de Harvard. Y tal.

.

No me apetece traducirlo. Sin desperdicio:

.

.

.

 

. .

Recibe un correo cada vez que publique algo nuevo.

Únete a otros 579 seguidores

. .

“Mi primera meta fue conocerme a mí mismo, la segunda fue desprenderme de todo lo innecesario, la tercera fue comprender que absolutamente todo lo existente es una unidad.”

[ RoVado —para sanar— del muro de Jesús Manuel. Gracias. ]
.
.

Querido seguidor, te voy hablar de alma a alma: todos mis mensajes en este sitio son profundamente optimistas, no porque yo siga la moda de los comerciales libros de auto-terapia, ni siga los preceotos religiosos de alguna secta, ni me crea un Maestro iluminado, ni sea una especie de tonto romántico que no se da cuenta del atroz mundoen en que estamos viviendo. Tengo un alma positiva que ha nacido de mis esfuerzos por llegar a esa realización que es morir feliz.
Nací en un hogar tóxico, producto de dos familias que se odiaban a muerte. Por problemas raciales, no tuve amiguitos, no tuve ninguna relación tierna con mi padre, ni con mi madre, ni con mi hermana. Facilmente el infierno que fue mi infancia hubiera podido convertirme en un loco o un asesino. Por algo que solo puedo calificar como milagroso, aprendí a leer de corrido a los cinco años.. Y el hecho de estar sumido en la soledad emocional me hizo devorar csi todos lo libros que contenía la pequeña y unica biblioteca de Tocopilla. Esta capacidad de lectura me volvió diferente, un inadaptado, un artista-poeta. Me hundí en la vida como quien se lanza a un abismo ciego… Tuve que aprebder a luchar, a amar. a tomarle gusto a la vida, a desarrollar mi conciencia. Una lucha contra las circunstancias exteriores tanto como una lucha contra mi pesimismo. Con sufrimiento, angustia, y toda clase de hridas emocionales, fuiavanzando por esa vida plena de obstáculos. Busqué en multitud de religiones, filosofías, enseñanzas espirituales, Maestros y Gurús. Aprendí a respetarme a mí mismo y luego a respetar a la humanidad entera. Nacido en una zona desértica del norte de Chile, naturaleza reseca, tuve que aprender a amar al mundo vegetal y animal… Mi primera meta fue conocerme a mí mismo, la segunda fue desprenderme de todo lo innecesario, la tercera fue comprender que absolutamente todo lo existente es una unidad, que todas las vidas son parte de una sola , infinita y eterna vida. Comprebdí que los seres humanos no somos soldados de un país, sino que somos ciudadanos de la Tierra entera y, más aún, ciudadanos de todos los universos. Si el Todo es uno, yo, tú, todos los seres vivientes somos la esperanza del cosmos, un cosmos que está desarrollámdose para llegar a la espiritualidad absoluta, inmaterial. Esas ideas me hacen escribir aquí todos los días, con optimismo absoluto, (optimismo logrado después que acepté ser un organismo mortal). Gracias a enfrontar voluntariamente mis sufrimientos y superarlos, he llegado a conocer la paz interior. Por la necedad del mundo comercial e industrual, cuya unica finalidad es acumular dinero, se está olvidando cultivar la verdad, la belleza y la bondad. Se vive sumido en el tener, olvidando el ser. Sobre todo , por desconocimiento interior, pocos se dan cuenta que su cuerpo es un organismo maravilloso, pleno de mágicas capacidades…. He escrito esto, dejándome llevar sin cálculos, al placer de estarte contando la aventura que me llevó de la infancia triste a una vejez plena de amor.

Aqui tienes dos poemas que relatan la intensidad de mis sufrimientos infantiles.

PERDEDOR

Con sus dos años de ventaja
Raquel me aplasta
Cada sábado
por esa calle gris infinita
nuestro padre vuelve del banco
Ella y yo lo acechamos
como caballos esperando el campanazo
para lanzarnos a galopar
Asoma en la lejanía
el creador del mundo
el campeón milagroso
el caimán terrible
el domador de lunas
Comienza entonces la carrera
Raquel dando zancadas
yo cabeza adelante y piés detrás
tropezando
cayendo de rodillas
Triunfal ella estira sus brazos hacia Jaime
Él la sienta en su nuca
con la mirada clavada en el cielo sin nubes
Yo
con las rodillas sangrando
los veo pasar

PEPE

Niño gris cubierto de pelos,
juguete vivo, corazón igual al mío,
bello, dulce, tan amigo,
dando un salto
con la cabeza destrozada.
Balazo salido como diablo
de la pistola de mi padre.
Yo, hecho un ovillo, llorando a gritos
junto al cadáver que enrojece.
-¿Por qué me lo mataste?
-Ese gato tan cerca de tu boca
te hubiera dado la tuberculosis.
Con los ojos clavados en el suelo
y la mente hecha andrajos
se desliza el mundo por mis manos vacías.

. .

Recibe un correo cada vez que publique algo nuevo.

Únete a otros 579 seguidores

. .

Ha muerto Claudio Naranjo.

 

En un momento (muy) duro de mi vida, cuando estaba completamente perdido, le pregunté vía Twitter qué hacer con mi TB, recién diagnosticado.

Esto fue lo que me respondió:

.

.

…y seguí creando en el blog y con la fotografía.

.

 

 

 

[ Su última entrevista. Vídeo cortesía de ICEERS ]

Gracias y buen Viaje.

. .

Recibe un correo cada vez que publique algo nuevo.

Únete a otros 579 seguidores

. .

.

.

.

Hago lecturas gratis del Tarot de Marsella según el método de Alejandro Jodorowsky y Philippe Camoin.

 

. .

Recibe un correo cada vez que publique algo nuevo.

Únete a otros 579 seguidores

. .

 

.

.

.

Abro de nuevo esta entrada para que le hagáis las preguntas que queráis al Tarot de Marsella.

Llevo más de ¡una década! con el asuntito este del Tarot, que se dice pronto, y todavía me siento un auténtico principiante. Palabrita de niño medioweno.

.

Atiendo por riguroso órden de llegada en los comentarios de esta entrada.

Pido disculpas a quienes hagáis vuestra pregunta y no os pueda atender por falta de tiempo o por desinterés (que también puede ser).

Quiero decir: no siempre me apetece leer el Tarot, esto es como el pintar un cuadro, tienes que encontrar el momento, porque no es sencillo. Al menos para mí no lo es si a lo que me comprometo con el consultante, por una mínima cuestión de respeto, aunque sea gratis, es a darle una respuesta acorde a lo que transmiten las cartas. O al menos así lo siento yo. Aunque parezca que las interpretaciones son cortas, resumirlas puede llevarme 30-45 minutos hacer cada tirada, pues yo no tengo la suerte de ser la “Bruja Lola” que te va diciendo lo que ve a medida que van saliendo las cartas. Yo no, yo necesito concentrarme mucho si quiero que la cosa salga como a mí me gusta que salga.

Vale, vamos al lío.

.

.

Reglas del JUEGO:

 

.

 

  1. ¿Qué me mueve a hacer esto y por qué lo hago gratis?

Bien, buena pregunta. Pues son tres cositas, fundamentalmente:

  • Aprender a ser Honesto: mi compromiso para contigo es el de pulir al máximo el Espejo del Tarot —eliminándome a mí de enmedio— para que de él surja la siempre inalcanzable Verdad. en la que, con suerte, si mi pericia es la apropiada, te veas reflejado/a.

  • Aprender a ser Bondadoso: mi compromiso para contigo es el de tenderte una mano si lo estás pasando mal, de igual forma que a mí me gustaría que otros me la tendiesen a mí cuando lo pase mal, de forma gratuita aunque por un espacio de tiempo limitado.

  • Mi deseo de Ser ÚTIL. Mi compromiso para contigo es el de AYUDARTE a Ser quien YA Eres: haciéndolo, me estaré Conociendo a Mí Mismo yo también.

Resumiendo: no sólamente lo hago por vosotr@s. Lo hago por mí.

.

  1. Se trata de una lectura de Tarot Evolutivo. Esto quiere decir que el objeto de la lectura es el de ayudar a EVOLUCIONAR al consultante, a ampliar sus opciones ante una situación, a hacerle ver porquesíes y porquenoes ante una elección, en definitiva, a CRECER en Con[s]ciencia como Ser Humano.

  2. La pregunta ha de hacerse acerca del PRESENTE. No leo el futuro.

En mi opinión —que respeto que pueda no ser la de todo el mundo—, preguntar por el futuro es infantil: no sólo uno está eludiendo su responsabilidad para elegir cómo actuar conforme los acontecimientos vitales que se van presentando sino que, en el peor de los casos, está delegando su poder para actuar en la Voluntad del tarólogo. Si el tarólogo es un/a hijodeputa, te puede joder la vida, pues tú depositarás en él tu confianza y tus esperanzas con Fe ciega y él/ella puede perfectamente manipularte para sacarte más dinero o para cualquier otro perverso fin. Mucho ojo con esto. El que guste, que vaya a que le lean el futuro por ahí. Aquí, no.

  1. Escribe un comentario en ESTA entrada (no en los hilos de las próximas respuestas) formulando tu pregunta.

Escoge 3 números, del 1 al 22.

.

  1. Finalmente, este paso algun@s os lo habéis saltado en otras ocasiones, pero a mí me ayuda MUCHO a conocer(me) y a conocer al Tarot el que me hagáis saber vuestras impresiones sobre la tirada, de qué forma os encaja la interpretación, qué sensación os ha dejado… etc. etc.

POR FAVOR, os pido que no os saltéis este paso, aunque sólo sea por deferencia a alguien que os está echando un cable sin pediros nada a cambio más que esto último.

(Además de que la Gratitud es la llave a la Felicidad, yo ahí lo dejo caer… 🙄 )

Y ya está. 🙂

¡Feliz tirada, amig@s!

.

. .

. .

 

 

 

Philippe Camoin – Los códigos secretos del Tarot: alegría y una vida sin problemas.

M. Philippe Camoin no necesita presentación. Pero para quien la necesite: http://camoin.com

.

.

Sin palabras. Un espectáculo de libro. Además del libro he comprado la edición digital, un bonito PDF (con DRM). Un pasote absoluto, ya no sólo por la lujosísima presentación, en hojas de papel satinado, que es inmejorable, sino por el contenido. Está llenito de perlitas, a cada página. Copiopego tan sólo un par de páginas de las dedicadas al Número de Oro.

El libro tan sólo vale 48,45 euros con gastos de envío a España incluidos y 26 euros el ebook.

http://tarot.tienda/

Son los libros más baratos que he comprado en mucho desde que me compré La Vía del Tarot de Jodorowsky, hace más de una decena de añitos ya… (!!).

¡Buena lectura y gracias a Monsieur Camoin por su amable dedicatoria!

.

. .

Recibe un correo cada vez que publique algo nuevo.

Únete a otros 579 seguidores

. .

 

Magos a la Obra.

.

“No dije nada. Me levanté, salí a la calle y me dejé empapar por el diluvio. Regresé chorreando agua y me senté a meditar como si nada hubiera pasado. Ejo exhaló un murmullo de aprobación, indicando así que aceptaba mi presencia durante las setenta y dos horas que nos quedaban para terminar el rôhatsu.

Debido a la falta de sueño y a la fatiga, mi cerebro funcionaba como si estuviese bajo los efectos de una fuerte dosis de droga. La rapidez de mis pensamientos tenían la energía del delirio. Apenas el maestro me propuso el koan, lo comprendí de la misma manera que un explorador que ha marchado entre las altas rocas de un valle lo ve desde las alturas, cuando es raptado por un cóndor. Fui al mismo tiempo Kyosho, el obtuso monje que responde e interroga, y por último el discípulo comprensivo que imita el sonido de la lluvia para resolver el koan. Cuando el maestro pregunta «¿Qué es ese ruido de ahí afuera?» tiende una trampa al monje. Y éste cae en ella al responder «El sonido de la lluvia». Comprendí que no había «afuera» ni «adentro», que Kyosho, al estar iluminado, es decir, en plena realidad, sabía que el monasterio donde meditaban no estaba separado del mundo, siendo el universo entero una unidad. El monje que medita se siente protegido en los límites de un lugar sagrado. Para él, las diez mil cosas del mundo están separadas. «Afuera» está el ruido «de la lluvia». Para el maestro, ahí mismo llega el ruido del mundo entero, mundo que se prolonga en el infinito y eterno cosmos. Tratando de indicarle esto, le habla de la gente, de los millones de seres que han olvidado la búsqueda espiritual, y le indica que ellos dos están meditando en medio del mundanal ruido. Por eso omite hacer comentarios sobre la lluvia, y de una manera que parece absurda responde «La gente vive en un gran desorden, se ciega a sí misma persiguiendo los placeres materiales».

¿Cómo no iba yo a comprender esta frase si la acababa de verificar en mi visita a Los Globos? Había creído escaparme de ese frívolo cabaret, creyendo que sumido en el zendô junto a Ejo me separaba de los placeres materiales… Pero Kyosho me revelaba que nadie se escapa de nada. Estábamos en la realidad, desplegando la consciencia en un océano de espíritus dormidos, convirtiéndonos en los ojos de un mundo ciego.

Cuando el monje le pregunta «¿Y usted?, maestro» demuestra que aún no comprende. Vuelve a dividir: por un lado, el mundo materialista; por otro, el maestro, aquel que se ha liberado del deseo. Kyosho, con toda paciencia, explica: «Puedo casi comprenderme a mí mismo perfectamente». ¿A quién se refiere con este «mí mismo»? ¿A una limitada individualidad? De ninguna manera. Al decir «mí mismo» se refiere a toda la humanidad, al universo entero y a aquello que da vida al universo. Al decir «casi» afirma que para el ser humano, por ser un punto de vista, obligatoriamente subjetivo, no hay perfección. La perfección sólo puede ser divina. El ser humano y también la materia, permanente impermanencia, pueden sólo acercarse a la perfección. El monje, cabezota, vuelve a la carga, tratando de captarlo todo a través del intelecto, de las palabras, en lugar de sentir… «¿Qué significa comprenderse perfectamente a uno mismo?» Precisamente comprenderse a uno mismo significa sentirse más allá de las palabras, dejándose caer en el abismo de lo impensable.

Kyosho da el espadazo final: «Estar iluminado es fácil. Explicarlo con palabras, difícil». El «Tiiit… Tiiit…» del buen discípulo imitando la lluvia indica que la iluminación, fuera del calabozo intelectual, es un fenómeno natural al que hay que entregarse para que nos empape hasta llegar al corazón.
Continuamos el rôhatsu. La temperatura de mi cuerpo, al cabo de dos horas de concentración, comenzó a aumentar. Mi ropaje, despidiendo un aura de vapor, se fue secando. Con tenaz voluntad traté de impedir que las palabras distrajeran mi mente.

Cada vez que estaba a punto de lograrlo, una tonta confirmación: «Estoy a punto de lograrlo», me hacía fracasar. Elegí una palabra cualquiera, absurda para esos momentos: «guarisapo», y comencé a repetirla mentalmente, una y otra vez, durante un tiempo que se me hizo eterno. Ese vocablo impidió que cualquier otra palabra me invadiera. A las doce de la noche, me dormí repitiéndolo. Y durante los cuarenta minutos de sueño continué aferrándome al «guarisapo» como si fuera una tabla de salvación.

Cuando Ejo me despertó, sin esperar a que me sacudiera, me puse de rodillas, crucé mis manos, estiré mi columna vertebral, levanté levemente las comisuras de mis labios y desintegré la palabra «guarisapo», para quedarme por fin con la mente vacía.

Fue un momento de paz absoluta, pero por desgracia muy corto. Apenas dejé de emitir pensamientos, mi corazón ocupó el hueco mental con sus latidos. Sentí un tambor resonar en mi pecho, como una lenta inundación comenzaron a latir mis sienes, las yemas de mis dedos, mi sexo, mis pantorrillas, mis encías, mi lengua, mis pies. Todo era invadido por ese reverberante ritmo. Al final no había una sola parte de mi cuerpo que no resonara… Luego se sumó el continuo deslizar de un río: mi sangre circulando. Después se agregó el aire, canturreando desde mis fosas nasales hasta mis pulmones y de mis pulmones a mis fosas. Y por último, el hervidero incesante de mi aparato digestivo. No sé qué me pasó, quizás fue una alucinación auditiva, el hecho es que, además de mis ruidos corporales, comencé a sentir que todo lo que me rodeaba estaba dotado de sonido.

Vibraban las maderas del suelo, el techo, las paredes, los cojines e incluso la ropa; los diferentes tonos y ritmos se unían formando un coro semejante al de una colmena. La sensación se extendió al exterior, me pareció oír la música de la ciudad, de la tierra, del aire, del cielo. Fue tan colosal mi impresión que comencé a temblar, a punto de desmayarme.

Entonces Ejo me gritó:

–¡No te dejes caer! ¡Repite conmigo las cuatro grandes promesas!

«A todos los seres conscientes, aunque innumerables…»
–A todos los seres conscientes, aunque innumerables…
–«…prometo salvar. A todas las pasiones, aunque inextinguibles, prometo apagar. Todos los dharmas…»
–Ejo, ¿qué son los dharmas?
–¡Calla y repite aunque no entiendas! «Todos los dharmas, aunque infinitos, prometo cumplir. Toda la verdad, aunque inconmensurable, prometo alcanzar…»

Repetí todo lo que él decía. Ejo iba recitando las promesas cada vez con mayor intensidad. A pesar de que yo hacía lo mismo, no cesaba de gritarme:

–¡Dilo más fuerte!
Terminé gritando a voz en cuello. Pero él siguió insistiendo.
–¡Más fuerte! ¡Más!

Sentí que las cuerdas vocales me iban a estallar. Mis aullidos parecieron vómitos. Continuó exigiéndome más volumen. Me desesperé. Vociferando enloquecido, presa de un ataque de rabia, le arrojé mi zafu [cojín para meditar] contra su pecho. Ejo no se movió ni se inmutó. Siguió repitiendo las promesas y exigiéndome que las repitiera más alto. Viendo rojo, me lancé hacia él con la intención de arrojarlo al suelo. No sé si fue otra alucinación o si la fatiga me había debilitado, el hecho es que, a pesar de empujarlo con todas mis fuerzas, no pude moverlo ni un milímetro. Parecía una estatua, de una tonelada de peso, soldada al suelo. Por más que retrocedí y volví a arrojarme contra él varias veces, resistió mis embates impertérrito. Lancé un último grito, tan fuerte que parte del estuco de una pared cayó. Luego me desplomé, vacío.

Ejo cesó de recitar. Con un palillo de madera golpeó una campanilla.

–¡Por fin! No has gritado sólo con la mitad de tu cerebro, has empleado los dos hemisferios y todas tus vísceras. ¡Eso es resolver un koan! Son las doce de la noche. Ha terminado el rôhatsu. Puedes dormir hasta mañana.

Como una pluma transparente, me dejé caer en el abismo. Cuando desperté, los rayos del sol se deslizaban por la ventana. Entró Michiko para traerme una taza de café y unos panecillos. Sonriente, en un español rudimentario, me dijo:

–Dormido catorce horas. Bajar usted tomar desayuno. Ejo esperarlo. Ven Oaxaca.

Fuente: El Maestro y las Magas, Alejandro Jodorowsky

.

.

. .

..