El Prójimo era Ella.

.

.

.

.

.

¿Qué tuvieron en común tito Buda y el Chus?

Pues que ambos pasaron de sus padres como de la shit y, cegados en su EGO de proto-Iluminados de pitifuá se fueron a living la vida loca.

Imagina por un momento el intensísimo sufrimiento que ambos infligieron a sus padres. Imagina…

.

Y sin embargo, al loro, porque igual esta enseñanza le da mil vueltas a la del Amor Universal al Prójimo/Próximo como a uno pispo que sólo un ¿INCONSCIENTE? como el Chus pudo haber pergeñado a cambio de inmolarse en su propio idealismo cual islamista en primavera árabe…

 

Maya, la madre de tito Buda, la palmó poco después de alumbrar a tito Buda.

Más tarde, en una de las primeras cosas que haría después de iluminarse, Buda sube los 33 escalones hacia el cielo Tusita, del cual había descendido para tomar un cuerpo mortal, para predicar ahí a su madre el budadharma y liberarla.

Sin embargo, lo realmente CAÑERO de todo es que al Chus, una tal Virllin Meri, su madre, al final del cuento…

.

.

…le perdonó.

.

.

.

.

Quizá y SÓLO QUIZÁ, el Chus, viendo a su madre desde la cruz se dio cuenta y pensó:

.

.

«Hostia puta, la cagué.

.

El Prójimo era ella

.

.

.

.

.

.

.

2 Replies to “El Prójimo era Ella.”

  1. Historia muy cañera, pero hay una cosa cierta, mientras estamos buscando la iluminación o la salvación el niño pequeño nos estira del pantalón pidiendo nuestra atención.

    Me gusta

Responder a n0sce Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: