«La Grande Bellezza» de Sorrentino: la película sobre la Belleza para todos aquellos pobrecicos míos que en su vida la han olido.

.

.

Muy respetable todo esto de los gustos y tal, sí, pero la Señora/ita Ana Uriarte —al igual que yo— se ha comido un TRUÑAKO que paqué. Y la peña poniéndola de la «mejor película de 2013″… 🙄 Óscar muy merecido, eso sí, como la Gran Decadencia y/u/o Ramera de Babilonia que es Jolibú. Y olé.

.

.

Pues no, Sr. Sorrentino, no: de su pinícula me quedo con Roma de madrugada (obnubilante experiencia que he tenido el lujo de disfrutar en un par de ocasiones y que le recomiendo a cualquier viajero —que no «turista»— que se precie), si bien «guiño» (cof cof) a Fellini y tal… Y con un par de tracks de la banda sonora. Por lo demás, al igual que las mejores canciones de amor no contienen la palabra amor, las mejores películas sobre la belleza ni la mentan.

Que no lo digo yo. ¡Que lo dice el gran Filósofo_Loco!:

.

.

Porque la Belleza Extrema es eso: un fluido y, especialmente, sutil acontecer de lo que permanentemente Es sin dejar de Ser Siendo.

En mi ¿Arte? lo intento con ahínco y lo consigo en muyyyy poquitas ocasiones —como, por otra parte, DEBE ser: el Arte Supremo no se le entrega tan grácilmente a un cualquiera como yo—: porque sólo cuando uno se deja llevar por lo que permanentemente Es, aflora la Honestidad. Y si el Arte no ha de ser «engañosamente» Honesto y/u/o Honestamente «engañoso», entonces exonero mi vientre en el Harte.

.

Porque la Verdadera Belleza Patanegra no es ni Ética y Estética: acontece en lo vulgar. En lo consuetudinario, que decía la pizarra del Maestro Mairena de Machado.

En lo indiferente. Como el terrible Ángel de Rilke.

Simplemente porque sí. Camuflado en lo «despreciado». Que no en lo despreciable. Para que el que tenga los ojitos de Ver puestos, vea. ¡Nos ha jodido!. Y si la Belleza ha de revestirse de seda, entonces, no, NO ES.

.
.
Ah. Que queréis un ejemplo ejemploso. Vale. Pues aquí va, la que considero mi mejor foto hasta la fecha. Nada del otro mundo desde el punto de vista técnico. Pero… aaaaay el CONTEXTO, qüeridos amigü@s, el CONTEXTO… Londres. 2007. Un día de lluvia y vendaval. Salgo de casa con la cámara puesta en los ojos de ponerse la cámara y me encuentro con este imponente cubo de la basura arrastrado varios metros por el suelo por el viento:

.
.
.

.

.

DÓCIL Y FLEXIBLE:

.

porque en lo despreciado está

.

el Secreto.

.

.

 


.
.
¿Cuántos desnudos tuvieron que padecer estas Sras./itas de aquí para ascender al Olimpo de las Diosas?

.

.












.

.

¡Chupad Gran Belleza, madafakas!:

.

.

.

.
.

.

.

.

2 Replies to “«La Grande Bellezza» de Sorrentino: la película sobre la Belleza para todos aquellos pobrecicos míos que en su vida la han olido.”

  1. julio dice:

    Me alegra leerlos

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: